EL HOMBRE DE PROVECHOS “AGAPITO CHAMAPURO”
En las gradas del Coliseo de Ginebra se sienta junto a mí un pequeño hombre de 1,60 metro de estatura, de cuerpo menudo, piel bronceada, del color que la tienen todos los hombres que le han puesto la espalda a sol por las labores de campo y con una habilidad asombrosa para convencer y conversar
Cuenta que nació como nacen por lo regular los pueblos a la orilla de un río
“Soy Agapito Chamapuro, nací en el bajo de San Juan a la orilla del rio de dicho nombre, adelante de Buenaventura púes, por el rio, recorrí primeramente el pueblo, estuve de pueblo en pueblo, estuve en Ecuador, Panamá, en Popayán, en Cali.”
Agapito Chamapuro, hombre pintoresco que estuvo por cerca de 6 meses en Ginebra Valle con 17 familias, 45 personas que incluían niños, niñas , mujeres embarazadas y hombres muy jóvenes, la primera estación en una Finca, luego en el Coliseo del Municipal, un especie de profeta viviente que no quiso estudiar porque siendo muy niño había tenido una revelación divina que le había pedido que no lo hiciera, su papel era guiar comunidades y crear pueblos ,narración que la hace en un tono muy convincente para sus seguidores
“ Yo Tenía 6 años cuando tuve una revelación, había una luz que me alumbró la cara y me decía tu no vaya a la escuela, tú va a tener el mejor líder y tú estás promulgado y tiene un don, puedes salvar a mucha gente los que se están muriendo, y tú vas a hacer unas poblaciones y va a ser tres pueblos, y de tres pueblos hay un pueblo que tú no va a salir, pero de los dos pueblos debes ser derrotado, eso lo tengo en mi mente, por eso yo no le echo la culpa a ningún adulto, yo sé quién me habló, esa luz de la estrella que me alumbraba, no había ninguno pero esa estrella me hablaba, tenía en mi sentido enfocada. Me dijo: Tú andarás en dos pueblos que haga, llegará un tiempo de encerrarte como un animal y vea lo que estoy pasando aquí, lo tengo en mi sueño…”
La biografía de Agapito se resume en ser miembro de una familia indígena del campo, con más de 56 años de existencia, con tres hermanos que fueron huérfanos de padre a temprana edad , que aún conservan a su madre viva y que todo lo que él sabe lo aprendió en sus andanzas donde se ha ganado la vida

Don Agapito nómada por naturaleza siempre ha perseguido ser jefe, por eso no lo oculta y confiesa que desde su niñez siempre se ha visto rodeado de gente donde él manda, nunca estudio pero sabe cómo componer un grupo, recuerda cuando conformo la primera comunidad grande llamada “nuevo Pitalito” les consiguió ayudas hasta del Estado con el Incoder, los volvió resguardo y monto hasta una escuela
A los 18 años combinaba ser andariego y trabajador del campo que cultivaba: plátano, yuca, banano, lo que se diera, en la tierra. Con el tiempo se dio cuenta que con la agricultura no daba lo suficiente .A los 19 años consiguió mujer, a los 20 pensó en organizar comunidades y empezó andar acompañado con varias familias
Se dio cuenta que la carencia de tierra era primer limitante para conformar comunidades, que por donde el miraba todo estaba ocupado o vendido. Pero esto antes de doblegarlo lo estimulo su afán de liderazgo, “voy a ser el líder, como un gobernador, un comandante del grupo con el que y ande”. En busca de solucionar las dificultades supo que podía pedir tierras, solicitar ayudas donde el llegara con el argumento de ser descendiente de pueblos ancestrales
Nunca conoció la totalidad de la familia porque estaba regada por todo lado, en diferentes partes
En el año 1998 empezó con la primera comunidad y logro con el Incoder pedir tierras con la figura de recobrar territorio indígena que estaban en manos de otras comunidades, hasta tuvo respaldo del Estado. Recuerda como le dieron miles de hectáreas de tierra que el único problema que tenía era que estaban ocupadas por población afro o negra y hasta una empresa extranjera explotando la madera.
Las dificultades se vieron llegar mientras Agapito y su comunidad recién creada iban creciendo en lugares que estaban habitados por otros grupos humanos
Agapito que se sentía como un doctor en leyes decía: “yo tengo derecho a tierra, soy analfabeto pero mi lectura es mi sentido y mi voz. Somos 266 personas, 39 casas de vivienda, conformaban la población tenemos hasta escuela, somos un cabildo organizado, y la Gobernación del Valle se daba cuenta, la población crecía a más de 400 y pico toda liderado por mí, el progreso se veía con proyectos del Estado, para la siembra agrícola, proyectos de vivienda, habían promotores de puestos de salud, profesores nombrados por la alcaldía de Buenaventura y habían dos guarderías”
El poder para Agapito le permitió cumplir muchos sueños, entre ellos: crear una comunidad con una jerarquía que irónicamente terminaría juzgándolo, acusándolo del mal manejo del dinero. Agapito todo lo ponía en reflexión “cuando ya todo se conforma, mi sueño siempre me indica a tú no lo van a querer, porque los futuros a tú cuando ya crezcan, ellos son los que van a hacer el mandato, entonces yo le decía me dieron de mando hasta los 5 años, de 5 años cambiaron otro cabildo nombraron otro. Para nombrarnos a nosotros, los nombraba la misma población, una junta directiva iba uno a una asamblea para mirarlo a ver quién era, entonces me dejaron, pero a los 5 años hubo una traba entre ellos que de pronto me podían enriquecer o podía tener una casa en Buenaventura y mucha gente decía que de pronto yo iba a ser el mejor, y yo les decía como puedo robarme una plata de alta categoría sino tengo la contabilidad en que lo puedo justificar si es un proyecto del estado, lo que si tengo que es que los beneficiarios me tienen que firmar todo, pero mas no quedarme abajo, porque esos documentos se mandan de vuelta al estado, para que los mire si se está manejando bien, no que eso de afuera venia plata, que yo me ganaba millonadas, ya tuvieron problemas conmigo, pero yo como no he sido de peleas les dije les dejó el pueblo, me quito. “
Agapito en su afán de buscar pueblos para gobernar encontró otro, estuvo cinco años gobernándolo y por ultimo le toco salir huyendo porque lo iban a matar
Agapito en esa búsqueda de territorio para montar poblaciones y conseguir beneficios del Estado se encontró con un pueblo afro, paisas donde trabajo y con muchas sutiliza construyo casas para él y su familia, los residentes del lugar apenas se dieron cuenta de sus intenciones lo expulsaron, pero Agapito convence con su discurso y el día que las fuerzas del orden, la armada fue a sacarlo del territorio, el los convence para que lo apoyaran y es así como termino siendo reubicando y afiliando su comunidad a una organización de Cali
La armada los llevo a la orilla del Rio San Juan a un territorio donde vivió 20 años
Pasado todo este tiempo como dice Agapito llegaron 5 familias a quedarse en nuestro pueblo, él no estuvo de acuerdo, Agapito le toco salir de la comunidad y en varias ocasiones fue perseguido por grupos armados fuera de la ley

Agapito sale huyendo de Buenaventura perseguido hasta por los Paramilitares, se dirige hasta el Centro del Valle del Cauca y es ahí cuando se encuentra con el municipio de Ginebra, aborda gente de generosa como el Señor Luis Enrique Saavedra. Su llegada es en pequeños grupos hasta completar casi 50 personas, como narra él su comentario
“Nos juntamos 7 familias y ahí comenzamos a arrendar. Cuando ya no había para arrendar, hablé con un señor Enrique Saavedra, nos dio una finca, había una casa grande, grandísima, el señor me dijo cuídenme la casa, y no te cobro, quédense ahí. Hicimos el desplazamiento, nos aceptaron, allá nos quedamos. Estábamos un día en esa finca en las Delicias, cuando un día llegó, antes de diciembre se fue el rancho solo, se cayó”
Después de esta tragedia Agapito va a la Personería del municipio se presenta como desplazado y pide tierras. El municipio de Ginebra en el momento no dispone de terrenos para ayudar a desplazados, el Alcalde mira otra opción y los reubica temporalmente a vivir en el coliseo municipal de deportes
Agapito de forma voluntaria en el mes de marzo del 2015 decide irse de Ginebra Valle, todo porque había encontrado tierra en otro municipio. Como diría Agapito el día de su partida de Ginebra Valle
“Conseguimos una hectárea para nosotros, no nos han dado plata, pero ahí ya tenemos un alguito, allá es donde nos vamos a caer pasado mañana, para poder sobrevivir 7 familias, mientras que el Gobierno nos ayuda. Vamos a regresar a Buenaventura para adentro, ya compramos una hectárea y estamos esperando que el gobierno nos de mas plata…”